NoticiaSalud bucodentalBulimia y salud bucal

https://firstdental.es/wp-content/uploads/2019/06/banner-Firstdental-bulimia-y-salud-bucal-2.jpg

Si nuestra cara es el reflejo del alma, nuestra boca lo es de nuestra salud. Son numerosas las enfermedades que se pueden detectar en el sillón del dentista sin que, necesariamente, tengan su origen en la cavidad bucal. Incluso aquellas que el propio paciente pretende ocultar como la bulimia, una de los trastornos más agresivos para la salud bucal.

En España cerca de 400.000 personas sufren bulimia o anorexia, la mayoría de ellas, unas 300.000, son jóvenes menores de 24 años. Sin embargo, estos casos cada vez se diagnostican más en pre adolescentes, e incluso en niñas, siendo el verano la época del año en el que más se disparan los casos.

¿Por qué la salud oral puede detectar un posible caso de bulimia?

Los ciclos constantes de atracones seguidos de vómitos provocados, son muy dañinos para nuestro corazón, riñones y otros órganos vitales. Pero tanto la bulimia como la anorexia pueden ser especialmente dañinas para nuestros dientes.

Sin la nutrición adecuada, las encías sangran con facilidad. Las glándulas que producen la saliva pueden inflamarse provocando sequía crónica en la boca y vomitar con frecuencia afecta gravemente a nuestros dientes.

El vómito, letal para el esmalte

Cuando vomitamos, los ácidos que produce nuestro propio organismo para poder digerir los alimentos atraviesan todo nuestro sistema digestivo. En nuestra boca, esos ácidos son tan corrosivos que eliminan el esmalte que cubre y protege nuestros dientes.

Las personas que padecen bulimia tienen a frotarse con fuerza los dientes de manera constante para evitar que el mal aliento delate su patología. Esta tendencia, afecta a la superficie de los dientes, dejándolos vulnerables a otras dolencias y aumentando la sensibilidad, además de desgastar las encías.

Caries

Cuando nos falta esmalte, desprotegemos nuestra dentadura pudiendo incluso provocar cavidades. De este modo, dejamos vía libre para que las bacterias actúen sobre nuestros dientes e, incluso, puedan llegar a dañar el nervio, lo que podría suponer la pérdida de la pieza dental.

Dientes amarillos y quebradizos

A medida que la erosión crece, los dientes se decoloran y su textura cambia. Debido a la carencia de esmalte, la dentadura se vuelve frágil y, por lo tanto, quebradiza.

La bulimia puede cambiar la forma y la longitud de los dientes que pueden astillarse con facilidad y parecer irregulares.

Aftas y heridas en la boca

Al igual que el ácido estomacal desgasta el esmalte dental, también puede dañar tu garganta y cavidad bucal.

El ácido también daña los tejidos blandos abriendo llagas dolorosas. Muchas personas con bulimia sufren dolor de garganta constante.

Tratamiento

La bulimia y la anorexia son enfermedades que requieren la intervención de varios especialistas médicos. En la clínica dental, podemos eliminar las caries, reparar los dientes quebrados y ayudarte a cuidar tus encías.

Sin embargo, la solución definitiva solo se encontrará cuando se logre poner fin a los vómitos continuos y se reestablezca una dieta equilibrada.